Yacimientos arqueológicos

TENTECARRETA

CATACUMBAS DE TENTECARRETA

Construidas entre la segunda mitad del Siglo IV y principios del Siglo V. Pertenecen al periodo del Imperio Romano durante el cual eran raras las catacumbas, lo que hace que las de Montalbán sean únicas en España. No obstante, se puede constatar la poca investigación ejecutada en la zona, desconociendose la existencia de más restos de valor en los parajes de Tentecarreta ( como por ejemplo, la ubicación del poblado a partir del cual se originó dicha catacumba).

Hay descubiertas dos galerías dispuestas en cruz y orientadas según los puntos cardinales. Son sumamente estrechas y tortuosas, con un estado de conservación muy erosionado por la elevada humedad y las avalanchas de barro. No obstante, en algunas zonas del techo quedan manchas del enlucido que recubría sus paredes, probablemente policromadas. Igualmente, aparecen entre el barro pequeños ladrillos rectangulares y romboidales, seguramente utilizados como solería. La galería Sur alberga un enterramiento colectivo y, a inicios de la galería Este,. existe un nicho donde yacía un individuo en posición fetal; en ambos se ha encontrado ajuar funerario.

El único elemento apreciable desde el exterior es un pozo artesiano, que parte de una de las galerías, producido por las alteraciones del nivel freático. El patrimonio tangible constituido  por las galerías subterráneas descubiertas hasta la actualidad, suponen para la población de Montalbán un testimonio inequívoco de su pasado más remoto. Debido a esto, la zona se ha convertido en un elemento de interés etnológico para el municipio.

En 2009, se realizó una expedición en la cual tomaron datos, descartaron posibles galerías obstruidas y se topografió el yacimiento. En la actualidad, este espacio no es accesible.

 

LOS CARRAMOLOS

Es uno de los yacimientos más significativos de la localidad. Son suaves cerros en cuya superficie se han encontrado materiales de diversa índole. Su poblamiento se remonta al Bronce Final, perdurando durante la fase orientalizante, como evidencian algunas cerámicas grises. pero es con la iberización cuando alcanza su punto culminante, según se deduce de la abundancia de cerámicas pintadas, típicamente íberas.

La romanización, muy arraigada en estas tierras, tiene un pálido reflejo en este caso. Solo una lucerna, depositada en el Museo Arqueológico Provincial y fechada en la primera mitad del Siglo I d.c, revela la presencia romana en estas tierras. Está decorada con la representación de dos amazonas, una de las cuales, se inclina sobre su compañera herida para retirarla del combate. Junto a ellas figuran sus armas, sendos escudos y hachas dobles de combate.

Naturaleza